17 de junio de 2009. Casa Botella Taberna

Volvemos al distrito del L'Eixample, al barrio de Russafa, a buscar esta taberna para nuestra cena de miércoles.
Es un local pequeño, sin mucha decoración y lo esencial para que sea acogedor, con mesas de marmol y lámparas que alumbran impecablemente cada una de las mesas.
Un miércoles más nos encontramos en un local sin público (fuera, en la terraza si hay otra mesa). Nos traen las cartas. La de vinos es corta, tiene algunas referencias que nos hacen gracia pero hace tanto calor que también nos gustaría cenar con cava. Pedimos que nos dejen ver las botellas: la de cava y un rioja para viéndolas, decidirnos por cual pedir para la cena. Ambas nos gustan pero al leer que el cava es un vintage, nos decidimos por él: Llopart (2005) de Sant Sadurni D'Anoia, un cava que pese a la edad, conserva la frescura y el color, así como el ímpetu de la juventud; con buena entrada y suavidad y que se queda en boca lo justo para eliminar sabores pero tampoco pretende ser el director de la cena. Rico, rico.
Como platos nos inclinamos por: unas sardinas maceradas en vinagre de módena y puré de dátiles (deliciosas sardinas maceradas, que nos recuerdan a los boquerones en vinagre pero mucho, mucho, más delicados y de mejor sabor, más suaves, que junto al puré de dátiles, forman una pareja perfecta), unas huevas de arenques (nada más ver la palabra arenque en la carta, Karoleta y su amor por los salazones, no se ha resistido: trozos de hueva sobre un lecho de cebolla macerada en aceite de oliva y rebanadas de pan tostado, que forman un producto perfecto, aunque impensable y sorprendente, la fuerza de la cebolla se ve superada, y con creces, con el tremendo sabor de la hueva. Nos enamora). Como platos fuertes nos inclinamos por un tartar de salmon con crema de yogur y eneldo (medallones de salmón con una salsita que conjuga a la perfección con el pescado. Este plato hace las delicias de Quesoy que se pasa suspirando todo el plato) y milhojas de cordero con nabo amarillo (soberbio cordero desmigado, haciendo un pastel, sobre un lecho de nabos, con los que realizan un matrimonio perfecto y la grata sorpresa de unos hijos cocinados sobre dicho pastel. Plato estrella de la noche, sin dudarlo).
Como postre nos inclinamos por uno de la casa: dulce de Germán, una especie de flan del que descubrimos que llevaba queso y canela pero no quieren desvelarnos más...fantástico.
Para rematar la cena, Quesoy pide su consabido ristreto y Karoleta le acompaña con un chupito de bourbon, detalle de la casa.
Buena cena.

1. Ingredientes reconocibles: 9
2. Saludable: 6
3. Emplatado y decoración: 6
4. Raciones generosas: 8
5. Cocina regional: No
6. Tecnología punta: No
7. Sabroso: 8
8. Equilibrio: 6
9. Vajilla y cristaleria: 6
10. Relación calidad-precio: 9
Puntuación total: 58 sobre 60

(Si quieres saber en qué nos basamos para puntuar nuestro decálogo, pincha aquí)

Buen local para grupos y familias.

En Valencia. C/ Pintor Salvador Abril nº 28 Tel 654 849 333

2 comentarios:

G dijo...

Pues eso que no probásteis las cremas frías. En verano son la mejor manera de empezar la cena.

Karoleta y Quesoy dijo...

Jajajaja Ya viste que tenemos buen saque pero no llegamos a tanto.
Lo dejamos para otra vez.

Saludos