22 de septiembre de 2010. A' Peregrina

Esta noche de miércoles nos vamos al distrito Ciutat Vella, al barrio de La Xerea, a buscar un local de reciente apertura. Es un restaurante gallego, con un nombre que se corresponde con el de la hermana de un viejo y sabroso local visitado por los autores de este blog "O Peregrino". Lo encontramos sin dificultad. 
Al llegar nos recibe la propietaria de ambos, Consuelo. Vemos que tiene instalada una terraza con mesas bien vestidas y está bastante llena con comensales cenando. Nos había reservado una mesa en esta terraza pero Karoleta no es muy amiga de cenar en terrazas (tomar un aperitivo si, pero ¿cenar? mmmm. Para gustos, colores). Así que sin más, nos invitan al interior del local y que elijamos la mesa que nos guste. Elegimos una del fondo del local, cerca de los ventanales. Las mesas muy bien vestidas, aunque a la nuestra le faltaban las servilletas de tela que llegaron más tarde a petición de Karoleta. El local, sin climatizar (tenía apagado el aire acondicionado) y con una temperatura sensiblemente alta, no dejaba de ser agradable y acogedor con colores suaves (salvo el techo. Suponemos que para crear la sensación de menor altura). Nos gusta.
Nos traen las cartas y nos quedamos leyendo. Nos traen un detalle de la casa, unos buñuelos de bacalao (un tanto gomosos para nuestro gusto). Al rato nos traen una ensalada (sinfonía de ensalada: tomate, pimiento, lechuga, frutos secos, salmón...) y nos invitan a probarla. En este punto pensábamos que era un obsequio por habernos reconocido, pero no era así, tal como fuimos viendo a lo largo de la cena. Mantuvimos oculta nuestra identidad hasta después de pagada la cuenta, como es normal.. 
Quien nos atendía nos propone que sea la chef la que nos prepare y elija los platos de nuestra cena.
Aceptamos. Por ello le pedimos que nos sugiera un vino para acompañarla (dado que no sabemos qué platos van a acudir a nuestra mesa). Nos propone un blanco (vaya...) un albariño del 2009, Terras Gaudas (D. O. Rias Baixas): suave, afrutado, con ese toque ligeramente ácido (como cítricos) que suelen tener estos vinos. Viene a temperatura impecable.

Como primer entrante nos traen unos berberechos gordos gallegos que vienen en una ligera salsa. Nos gustan a pesar de que su calibre no es excepcional y que vienen, por la larga cocción en caldo, con un gran numero de valvas vacías. Hemos de confesar, que de normal, apreciamos más unos simples (pero siempre impecables) berberechos al vapor. También vienen unos trozos de empanadas gallegas: de berberechos (rica rica) y otra de zamburiñas (¡deliciosa!). Unos chipirones rebozados, un pelin sosos. Unos trozos de morcilla dulce de Burgos acompañados por unas lascas de manzana: nos gusta la idea de acompañarla con unos pellizcos de cacao (como si estuviera salando la morcilla). Muy buena y original. 
En este punto nos preguntan cómo vamos, si siguen con entrantes o pasan a un segundo plato. Decidimos ir directamente al segundo plato. Nos ofrecen pescado (buen bacalao) y carnes (todas de ternera de Lugo). Optamos por carne: un solomillo, acompañado de patatas y unas verduras con muchas y variadas setas.
El solomillo viene a nuestro gusto: bien planchado por fuera y nada hecho (pero no demasiado frío) por dentro. Nos agrada mucho que se trate de un solomillo de verdad, entero (nos hemos acostumbrado a llamar solomillo a medios solomillos) que se factura según su peso. La carne es cremosa, muy tierna, sabrosa, delicada. Nos encanta. Para acompañarlo pedimos dos copas (lo ofertan en la carta) de vino tinto: Monteabellón del 2007, un Ribera del Duero 100% tempranillo, potente, cremoso, muy aromático. Soberbio. Pero en lugar de cobrarlo por copas, en la nota descubrimos que nos han cobrado una botella, ¿problema de comunicación?.
Así que una vez pagadas las dos botellas (Albariño y Ribera), pero no vacías, pedimos que nos las preparen para llevar. Nos las preparan sin  problemas en bolsas de papel para botellas, .
Llegamos a duras penas al postre por lo que escogemos un sorbete de frambuesas: tres bolas de sorbete de frambuesas bañados en una sopa de frutas ligera, que no distinguimos bien (¿piña?) y con una lluvia de frutos secos.
Como detalle de la casa nos invitan a orujos: uno de hierbas y otro blanco. Muuuuy potentes.
Quesoy remata la cena con su consabido ristreto que viene sin problemas.

1. Ingredientes reconocibles: 8
2. Saludable: 9
3. Emplatado y decoración:7
4. Raciones generosas: 6
5. Cocina regional: si 
6. Tecnología punta: no
7. Sabroso: 8
8. Equilibrio: 8
9. Vajilla y cristalería: 6 (nos pusieron dos copas desiguales para el vino de cada uno)
10. Relación calidad-precio: 7
11. Se publicita en internet: no
12. Nos sirvieron lo que pedimos de la carta: no pedimos
Total puntos: 59 sobre 80
Precio medio-alto  (sin contar el vino)

En Valencia Plaza Santa Margaríta nº1  Tel 655 80 27 62


6 comentarios:

Celia dijo...

El viernes 25 de febrero del 2011 fuimos a cenar al restaurante A`Peregrina de Valencia.Una tomadura de pelo.los berberechos pequeños y recalentados, el pescado Martillo al horno estaba como esl esparto muy hecho,nos lo dejamos pues se hacia una bola era incomible,se lo dijimos a la dueña y al mismo tiempo cocinera se enfadó nos trato mal y nos cobró por lo anterior más una botella de vino y dos vieiras 101 euro.el servicio fatal tardaron 1 hora para pedir la comanda, y a la hora de pagar se quedaron la tarjeta 30 minutos.Al decir que iba a opinar sobre la cena me amenazó diciéndome que sabia mis apellidos.No lo recomiendo a nadie.Estoy hablando de A Peregrina de la plaza Santa Margarita de Valencia

Karoleta y Quesoy dijo...

Estimada Celia, sentimos mucho que no te haya gustado la experiencia en este Restaurante, tambien a nosotros se nos tuerce alguna cena que otra. Te aconsejamos no obstante que pruebes a reservar en el primer restaurante de esta saga O'Peregrino en la calle Hugo de Moncada y ya nos cuentas. Un cordial saludo.

Mario dijo...

Es una pena que hoy en dia tienes que ir a un sitio donde esperas un buen trato y te encuentras con una dueña(CONSUELO) que trata a los clientes tan mal que no se merece tener abierto un restaurante,todas las semanas se cambia los camareros,si le quieres decir que la carne esta muy seca o qualquier cosa se enfada y empieza a amenazar.No recomiendo a nadie este sitio,espero que muy pronto serara este local vergonzoso.

Karoleta y Quesoy dijo...

Vaya Mario, una mala experiencia por lo que leemos. Una pena. Si siguen teniendo tantos problemas para atender bien a sus clientes, difícil tiene superar la crisis.

santi dijo...

Si, es una pena que el trato en el restaurante sea como es. La comida es buena, incluso las empanadas de zamburiñas (que venden como caseras pero son precocinadas y congeladas, compradas a un distribuidor). En cuanto al servicio es normal que haya problemas. Los camareros duran muy poco, pues las condiciones de trabajo con Consuelo son humillantes y nadie aguanta demasiado tiempo. Sin embargo en el restaurante O peregrino se puede disfrutar de una buena comida sin sobresaltos ni salidas de tono, puesto que la encargada es María, hija de Consuelo pero con una personalidad y un caracter completamente diferente.

En definitiva, una pena que teniendo la posibilidad de ser muy bueno en lo que haces te boicotees a ti misma Chelo.

Karoleta y Quesoy dijo...

Estimado Santi, sentimos mucho que no te haya gustado la experiencia en este Restaurante, como bien dices, es aconsejable reservar en O'Peregrino en la calle Hugo de Moncada. Un cordial saludo.