14 de septiembre de 2011. *Coloniales Huerta* c/ Maestro Gozalbo, 13 Telf 96 334 80 09

Especialidad del local: tapas creativas

Ambiente: acogedor
Plato que no te puedes perder: carpaccio de presa ibérica, brownie con infusión de lima


http://elmiercolestoca.blogspot.com/2011/09/14-de-septiembre-de-2011-coloniales.html
Nos sirvieron todo lo que pedimos de la carta: No pedimos, tomamos un menú de degustación

Puntuación EMT: 70 sobre 80
1. Ingredientes reconocibles: 9
2. Saludable: 9
3. Emplatado y decoración: 8
4. Raciones generosas: 8
5. Cocina regional: no
6. Tecnología punta: no
7. Sabroso: 9
8. Equilibrio: 9
9. Vajilla y cristalería: 9
10. Relación calidad-precio: 9
VIDEO: Una ensalada muy original.

video
Esta noche vamos al distrito de L'Eixample a encontrarnos con un local de reciente apertura. Ubicado en el antiguo emplazamiento de una carboneria, que fue quien dió cobijo a una de las más emblemáticas y selectas tiendas de coloniales de la ciudad de Valencia, Alimentación Tomás Huerta, nos encontramos con el nuevo proyecto de Javier Andrés, gerente de La Sucursal y Vertical. Coloniales Huerta, convertido en gastrobar manteniendo la idea y decoración original de la tienda de alimentación donde el producto sigue siendo, la estrella del local. Ahora en este espacio aparentemente más informal que los anteriores restaurantes, han mantenido la idea: el buen producto es lo más importante.
Entramos en un local acogedor, bien ambientado donde se han mantenido algunas de las señales de la anterior ultramarinos. Aún se respira.

Nos ubican en una mesa. Estamos rodeados de botellas de vino, de latas, botes...
Nos hace pensar en una deliciosa cena. Nos traen las cartas. Vemos que tienen vino por copas y, por esta noche, nos vamos a inclinar por tomar diferentes vinos. También observamos que tienen un menú noche (también lo hay de comida) y nos inclinamos por él. Son cinco tapas y un plato fuerte más el postre. Y vamos a la cena.
Como vinos pedimos: Crápula del 2008 (vino de Jumilla rotundo, potente. Delicioso). Como no viene a buena temperatura nos invitan a empezar por otro: Barco Lobo del 2007: vino de Valladolid cremoso, más suave.
Viene a una temperatura impecable. Nos encanta. Luego vuelve Crápula, esta vez a una correcta temperatura. ¡Impresionante!.
Más tarde vendrán Tierra de Cubas del 2007 (vino de Cariñena realizado con un coupage. Bueno pero no es el que más nos gusta) y Pierola del 2007 (Rioja 100% tempranillo que se lleva aplausos de nuestras papilas).
Como detalle de la casa nos ponen un paquete de papas caseras (soberbias) y unas tremendas aceitunas. 
Comenzamos por unos chupitos de gazpacho de remolacha con pequeños picatostes y trocitos de queso feta: está muy rico pero echamos de menos más presencia de la remolacha. Viene junto a un cubo con panes diferentes, impresionante aceite de oliva y sal.
Tremendo carpaccio de presa ibérica con lascas de parmesano y rúcula. Sin palabras.
Pimientos asados (con un rotundo sabor a brasas) con sardina ahumada (¡diosmiio!) y pequeñas virutas de bacalao. 
Tartar de atún. Muy aderezado. Refrescante plato.

Pese a que sus ingredientes son los esperables (mezcla de lechugas, tomatitos cherry, maíz, tiras de manzana, fuet...) el aliño vinagreta de miel y frutos secos viene en un tarrito. Delante de nosotros este aliño no pone junto a los ingredientes (que también vienen en un tarro) y lo agita como si de una cocktelera se tratara. ¿Resultado? una ensalada en la que el aliño llega a todos los ingredientes, se emulsiona el aceite y queda repartido de forma equitativa. Nos gusta mucho la idea.
Tramezzini de sobrasada. Rollitos de pan de molde planchado y enrollado, rellenos de sobrasada y queso. Nos remontamos a la infancia, a aquellos sandwiches de sandwichera repletos de sobrasada y queso.
Buen bocado.
Impecables croquetas de bacalao con una espuma de alioli. Sabor tradicional con nueva hechura.
Carrillera  con milhojas de patata, cebolla y bacon: ¡deliciosa!
Como postres vienen dos: crema de chocolate con una capa de leche merengada (poco dulce. Rico, rico) y una infusión de lima con brownie y granos de granada (si, mezcla curiosa pero la infusión suaviza la rotundidad del brownie y nos limpia las papilas). Nos gustan y nos los devoramos.
Quesoy remata la cena con su consabido ristreto mientras Karoleta le acompaña con un vaquerito de Jim Bean. En este punto acude a nuestra mesa Jorge Bretón que abandona momentaneamente su 'reino' (los fogones). Durante toda la cena nos ha atendido con mucha diligencia Sergio y Katherina. Con ellos hablamos de la cena, el local, su filosofía. Entretenida charla que tiene un punto álgido cuando Karoleta se entera de los salazones que poseen en su parte de charcutería (arenques, huevas de merluza, maruca...). Prometemos volver a realizar una cena muy especial: ¡¡salazones!!

Texto: Karoleta Ballestar Ballestar
Webmaster y Fotografías: Andrés Alonso Pons

No hay comentarios: