2 de junio de 2010. Sa fonda

Vamos al distrito de L'Eixample, al barrio de la Gran Vía a buscar un restaurante-taberna que tiene como distintivo el tener una amplia carta de tapas creativas.
El local es funcional con algunas mesas altas con taburetes y otras con sillas. Las mesas están decoradas con un útil camino de mesa de buen papel. Nos ubican en una mesa pequeña de dos pero como no nos gusta cómo está dispuesta, le damos la vuelta para no estar en el paso de gente y camareros.
Nos traen las cartas. La carta de vinos es escueta, con pocas entradas pero se pueden encontrar vinos y cavas para realizar una buena cena. En un principio Karoleta iba a pedir un cava (Recaredo) pero hablando se convence y se inclinan por un tinto italiano: Austerum de la región de Piamonte (D.O.C. Barbera D'Asti) del 2007 un vino floral, con toques dulzones al final y que a Quesoy le resulta ácido mientras Karoleta le nota toques dulzones (mmmmm). Le pedimos que nos lo refresque para que resulte más agradable en esta calurosa noche.
Como platos nos inclinamos por hacernos una cena con tapas porque los nombres nos resultan llamativos. Como detalle de la casa nos traen un vasito con ajo blanco que nos gusta y prepara nuestro paladar para disfrutar de la cena.
La primera tapa es una croqueta cremosa de pato: tremenda croqueta con una carne de pato bien visible. La segunda es una torta de casar con huevo y trufa: un panecillo vaciado donde se ha colocado una suculenta porción de queso torta de casar, con un huevito de codorniz y unas virutas de trufa y horneado. Nos encanta, de hecho es la tapa de la noche.
Una tapa de cochinillo crujiente con manzana: un trocito de tierno y delicado cochinillo sobre un lecho de manzana troceada y cocinada. 
La última tapa es un taco de foie con uvas y salsa de frutos rojos: generoso trozo de foie (no elaborado como micuit) planchado y con uvas. Quesoy lo encuentra frio por dentro mientras Karoleta lo encuentra a buena temperatura. 
Para acompañar ciertas tapas nos traen una bandeja de pan tostado con dos cuencos: uno con una mousse de mantequilla con cebollino (muy suave) y otro con tomate y aceite.
Resaltar que todas las tapas están realizadas con un muy bajo punto de sal, tanto que para el foie tuvimos que pedir un salero.
Durante la cena, la temperatura de la noche se instala en el local y pedimos que nos pongan el aire acondicionado porque la noche es realmente cálida, pero  al disponer de terraza, el incensante entrar y salir para atenderla, hace que Quesoy siga encontrando el local muy caluroso para disfrutar relajadamente de la cena que estamos tomando.
Como postre nos decidimos por moca con crema de Baileys: especie de semifrio de moca con galletas integradas y un toque bien reconocible de baileys. Rico porque no está muy dulce.
Quesoy remata la cena con su consabido ristreto.

1. Ingredientes reconocibles: 9
2. Saludable: 8
3. Emplatado y decoración: 8
4. Raciones generosas: 8
5. Cocina regional: no
6. Tecnología punta: no
7. Sabroso: 7
8. Equilibrio: 8
9. Vajilla y cristalería: 8
10. Relación calidad-precio: 8
Total puntos: 64 sobre 80
Precio medio-bajo (sin contar el vino) 


En Valencia  c/ Ciscar nº 18  Tel 963 748 102

2 comentarios:

restaurantes en valencia dijo...

Cómo se sale el blog!!! Lo acabo de descubrir, y además de felicitaros os animo a que sigais. Vosotros haceis de catadores y los demás vamos a tiro hecho. Enhorabuena y a seguir.

Os dejo un listado de sitios en los que podeis sacar ideas. Un saludito.

restaurantes en valencia

Karoleta y Quesoy dijo...

Gracias por el comentario y por los ánimos. Y muchas gracias por el listado. Iremos dando buena cuenta de él.

¡A disfrutar!