31 de octubre de 2007. Mandorla Restaurante

Esta noche futbolera, intentamos que las largas colas y atascos de los hinchas no sean un impedimento para nuestra cena de miércoles. Así nos vamos a cenar al restaurante anexionado al hotel Kris Consul del mar. Nos sorprende la existencia de dos menús, uno largo y otro corto, menús cerrados (se podría quitar o sustituir algunos de los platos si hay problemas de salud o de gusto) así como un numero cerrado de vinos, que pueden servirse por copas, vinos seleccionados según los platos que formen el menú. Esperando a que comenzara la cena, pudimos realizar una pequeña cata de blancos con un vino de la tierra de la variedad verdejo, un vino italiano y un vino alemán. Vinos todos ellos muy diferentes y que nos permitieron disfrutar y percibir de lleno todas sus diferencias y que nos abrieran las papilas para degustar lo que iba a ser la cena. Para la continuación de la misma optamos por el Dido, vino tinto ya comentado en este blog y que llegó un tanto altanero a la mesa, esto es, sin enfriar (cosa que corrigieron al instante) y que fue domándose en el transcurso de la cena. Antes de la cena y mientras esperábamos nos trajeron panecillos recién horneados con unas jarritas de aceite de oliva virgen y tres tipos de sales: maldom, sal ahumada y sal del himalaya (pese a ser sales, nada que ver una con la otra. Hicieron una delicia del inicio de cena). Para cenar, nos inclinamos por el menú largo. Este constaba de una ensalada de alcachofas, pulpo y espuma de romescu (deliciosa combinación de sabores y texturas), salmonete tostado con rúcula aliñada (bien....bueno pescado rebozado), taco de foie fresco a la plancha con reducción de PX y frutos secos (pese a ser un plato delicioso, la ejecución podría haberse mejorado ya que el foie estaba demasiado pasado por plancha, sacando excesivamente la textura grasa del foie. Aún así mmmmm). Como plato de pescado, un bacalao con salsa de calabaza (a Quesoy le pareció que estaba excesivamente desalado. A Karoleta, le pareció impecable, al punto de cocción. ¡Fantástico!). Como plato de carne, una carrillada de ternera con voletus (magnífica hechura y delicioso sabor). Como postre un brownie con helado, sopa de cítricos y espuma de canela. Para rematar nos invitaron a dos chupitos de licor de cerezas (kirch) que a Karoleta le recordó a la grappa y que se quedaron casi intactos por su contundencia.
Quesoy remató la cena con su famoso ristretto.

En Valencia, Avd. del Puerto, nº 39. Telf: 96 3625432

Ver mapa más grande

1 comentario:

Karoleta dijo...

Gran decepción. Es lunes, 12 de noviembre de 2007. Intentaba hacer una reserva en este restaurante para cenar. Bien, van a trasladarse de local, han quitado el menú de degustación hasta llegar a su nuevo local (¿?) pero, lo mejor, dada la costumbre de contratar a personas que hablan mal el castellano, hemos tenido una conversación absurda donde yo sólo quería saber si con las tapas de que disponen se puede realizar una cena correcta, sin quedarnos con hambre. Dada la incapacidad de la persona que me atendía, ha tenido a bien, antes que llamar a otr@ compañer@, colgar el teléfono...Buena muestra de mal control de la frustración y peor educación. Una pena.

Karoleta