11 de junio de 2008. Nostre bar

Hemos vuelto al pub Office. Teníamos que seguir hablando de detalles para la exposición. Allí estaba Luis con quien hemos concretado asuntos mientras nos tomábamos una copa de vino. Una vez terminada y dado que la cena iba a ser en ese mismo barrio, el de Ruzafa, nos hemos ido paseando a encontrarnos con nuestro local de destino. Este local ha sido aconsejado por unos seguidores del blog: gracias Julio y Paco.
Tiene el aspecto de una tasca: todo en madera con bancadas fijas al suelo. A Quesoy le recuerda el aspecto de cualquier franquicia de hamburguesas. Nos traen la carta de comida y ahí comienzan las sorpresas: buena materia prima, buenas y exóticas carnes. Nuestro ánimo se viene arriba. La carta de vinos, extensa y con entradas desconocidas. Eso si, con precios tremendamente ajustados. Hay varios candidatos a acompañar nuestra cena. Pedimos consejo a Francisco, dueño del local y quien nos atiende. Conoce los vinos y nos los describe como si fuera una cata. Pese a que todos son buenos candidatos, Karoleta se decanta por pedir un vino de Castilla La Mancha: AD Pater (bodegas Torres Filoso) vino compuesto de Tempranillo y Cabernet Sauvignon el cual, según nos cuenta, su productor le hace descansar en tinajas de barro antes de pasarlo a barricas (método tan antiguo que ahora solo es posible verlo en las películas de romanos). Viene fuerte, alcohólico pero en nariz se notan especias y complejidad que hablan de un magnífico compañero siempre que se le trajine un poco. Con ello, Francisco, después de envinarnos bien las copas, nos lo decanta, envinando antes también el decantador (¡sobresaliente!). Y si, una vez oxigenado nos encontramos con un vino carnoso, amable, fácil de tomar, con muchos aromas y con paso lento. Un delicioso compañero.
Para cenar nos decidimos por anguilas ahumadas (que vienen acompañadas con un poco de lechuga, gelatina de tomate y aceite de azafrán. Están francamente buenas, aunque la presencia de ciertas espinas hacen que los bocados sean en ocasiones desapacibles), un carpaccio de calamar con aliño de tinta y sal negra(¡Espectacular! tierno, sabroso, con todo el sabor del calamar, con un aliño de buen aceite de oliva emulsionado con ajo y perejil que nos hace recordar el sabor de nuestro sepionet de toda la vida. Impresionante) foie al jugo de trufa acompañado con mermelada de tomate verde y mermelada de cebolla (pese a estar realmente bueno, ya nos había comentado que no era foie, que era paté, nos decepciona porque echamos de menos más intensidad en el aroma de trufa), un surtido de cecinas: vaca, ciervo y jabalí que vienen con una botellita de buen aceite de oliva para aliñarlas en el plato (¡madre mía! por ellas vale la pena volver y volver. La de vaca y ciervo están deliciosas pero la de jabalí...¡ay la de jabalí! está soberbia. Con ellas suspiramos). Como plato fuerte nos inclinamos por una carne exótica: medallones de antílope acompañados por tempura de berenjena (¡dios mio! qué tierna, qué suave, qué deliciosa). Los postres nos indica que tiene unos helados todos ellos muy sugerentes. Pedimos uno de escaramujo con confitura de pétalos de rosa (bueno, bueno y bueno) y otro de menta con chocolate negro (¡Ohhhh! qué bueno, qué buen sabor a menta. ¡Qué bien combina con el chocolate negro!...Karoleta le hubiera puesto más chocolate, mucho más). Nos los devoramos hasta el final. Para acompañarlos Francisco nos propone algún vino dulce. Nos canta los existentes y nos inclinamos por un Tokaj de 5 putonios (¡está para morirse de placer!) y un vi de gel (¡delicioso!). Vamos de una a otra copa hasta que los rematamos.
Quesoy remata la cena con su consabido ristreto que viene con la largura de un café normal.
Buena cena con deliciosos productos originales. Fue una sorpresa encontramos con Tonino (uno de los reporteros de CQC) en el mismo local de la cena. Karoleta se lanzó a saludarle, a pedirle un autógrafo y a invitarle a nuestra exposición de elmiercolestoca. Nos prometió que intentaría acudir. Será bienvenido.

En Valencia, c/ Carlos Cervera, nº 8. Tel 963 203099 y 619 991 972


1 comentario:

Karoleta y Quesoy dijo...

Y he vuelto y me he encontrado con los mismos buenos productos. Como vino un Pago de Luna, uno de nuestros vinos favoritos. Para cenar unos bombones de foie crujientes con mermelada de violetas, un surtido de cecinas que son de potro, antilope, un jamón de buey y otro de pato (todos deliciosos, sobre todo el de buey) y un medallón de antilope. Como postre escaramujo con confitura de petalos de rosa. De nuevo: una delicia.

Karoleta